Corazón y razón no se hicieron para ponerse de acuerdo

Corazón y razón no se hicieron para ponerse de acuerdo
Extractos de mi misma plasmados de la única forma que sé.

martes, 7 de enero de 2014

No puedo evitar echarte de menos.

Es la sensación de vacío la que me mata, la que pesa en mi conciencia cada noche. La que hace que inconscientemente (o no) abrace más fuerte a mi peluche.
Quiero tenerte cerca, y lo quiero ya, quiero volver a oler tu pelo, a tocar y sorprenderme de lo liso que es, a toquetear el tirabuzón que sé exactamente dónde se te forma, quiero abrazarte, quiero tener tu oreja cerca, también tu cuello, ver como te ruborizas.
Quiero mirar al infinito de tus ojos y verme reflejada en ellos. Quiero pasar tiempo junto a ti.
Quiero volver a "enfadarme" y poder volver a "enfadarte", porque sé que a la segunda carantoña ya todo será pasado y estaremos de nuevo riéndonos de la nueva tontería.
Quiero volver a poder decirte te quiero en un pequeño susurro que apenas oigas, pero en el que sepas exactamente qué es lo que he dicho porque eres a quien único lo digo.
Cada vez que te alejas cuento los pasos que das, los pasos que te alejan de mi y los pasos a los que me separo de mi corazón, pues desde hace tiempo no está en mi poder ¿te das cuenta de cuánto te necesito?


No sé si lo haces, y no creo que nunca lo hagas, pero al menos, no me cansaré de intentar hacértelo saber.


2 comentarios:

  1. Una descripción muy intensa.
    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasarte y espero tu siguiente entrada :)

      Eliminar

Ya estamos lo suficientemente limitados, suelta todo lo que piensas♥